miércoles, 17 de junio de 2009

Cuello de Caballo con Sal Vikinga

En alguna ocasión os he hablado de la carne de caballo, esta ha sido la carne que siempre se ha comido en mi casa. Muchas personas son reacias a probarla porque proviene del caballo pero no nos confundamos, estos caballos son como los pollos, conejos, gallinas, cerdos, etc....que normalmente comemos. Están criados para comer, por lo que no tiene que dar ningún reparo a la hora de comerla. Os aseguro que es una carne tierna y exquisita. En las fotos podréis ver esto que os digo ya que la cámara pudo captar la esencia de este plato.

Hace poco vimos en televisión una tienda de cocina en Madrid en la que decían que el último producto exquisito que habían traído era la Sal Vikinga y os puedo asegurar que esta sal es divina. El chico comentaba que había que probarla para saber el sabor que tenía esta sal. Yo tuve suerte y la pude conseguir en Francia y os digo que si tenéis ocasión la probéis. A los que os guste los sabores fuertes y con sabor ahumado os recomiendo la probéis, no os dejará indiferente. Yo la probé en la tienda de delicatessen, así sin más, directamente a la boca y me quedé enamorada, no la pude traer porque había comprado ya demasiadas cosas (eso del subconsciente que te sientes culpable por comprar tantas cosas) pero me fui con la espinita clavada de vuelta a España, pero Quimet compinchado con mi hermana Montse me regaló este botecito que guardo como oro en paño ;-) y el que suelo utilizar en grandes ocasiones como fue esta, ya que estar a dieta no significa poder disfrutar de un buen plato de comida, o no?.


Espero os animéis tanto a probar la sal vikinga como el caballo. Se me olvidaba comentar que la sal es de origen danés, el caballo es muy rico en hierro, incluso me atrevería a decir que esta más buena que la carne de ternera.

Ingredientes:
-2 bistec de cuello de caballo
-aceite de oliva virgen extra
-sal vikinga
Ponemos a calentar una sartén y cuando empiece ha salir humillo echamos un chorrito de aceite de oliva virgen. Marcamos el bistec por los dos lados, lo ponemos en un plato y le echamos la sal vikinga. Lo acompañamos de una ensalada mezclum y estará listo para comer!

6 comentarios:

Laura. dijo...

Yo soy una de las reacias, aunque nunca se sabe... La sal me llama mucho la atención.. Tengo tantas cosas que quiero encontrar! Besos Penny!

Rosa dijo...

Ummmmmmmmmmmm, yo no tengo reparos, el problema es encontrarla, hace unos años aún podias conseguirla pero hoy en dia aquí es practicamente imposible.
Mi madre cuando eramos pequeños nos la daba a comer una vez en semana y los médicos la recomendaban comer a personas con anemia.
Un besito Penny

pindorina dijo...

ahora no me da error, cada dos por tres, si no es un blog es otro, jo...
veo que no has parado, muy ricas tus ensaladas, el bizcocho de cava, si lo que no inventes!, y esta carne seguro que esta buenisima!
besitos

María Lunarillos dijo...

Penny, me apunto esa sal... Lo del caballo, hombre, si me lo ponen delante seguro que lo pruebo, (y más si se ve con la pinta del tuyo!!) y seguro que me gusta. Pero hasta que eso ocurra, no creo que nadie me vea comprando carne de caballo, hay qué ver lo influenciados que estamos por la cultura en la que crecemos!!! Un abrazo y gracias por enseñarnos tantas cositas.

Elenna dijo...

Tien que ser super jugosa!!!! Buscare la sal, me ha picado el gusanillo!!!!
Beostes!

Pilar dijo...

Huiiiiiis,he tenido problemas con tu blog y ya tenia maripositis aguda jaja.
mi voto positivo para la carne de caballo
en mi casa se come una vez por semana.
Ni en el embarazo me dieron hierro, y mi niño es una lagartija,pero fuerte,eso si, siempre hay que acmpañar el hierro de la carne comiendo vitamina c(zanahoria,tomate,naranja etc)si no le cuesta al cuerpo asimilar bien el hierro.¡animo a los que tengan anemia!!
Besos