viernes, 19 de diciembre de 2014

Casita de Jengibre o Gingerbread House


El fin de semana pasado lo pasamos en grande Topanga y yo haciendo esta casita de jengibre.

Hacía años que tenía ganas de hacerla pero sinceramente no me atrevía, la veía imposible para mi, algo demasiado difícil, me daba pánico pero estaba equivocada.

Si es cierto que la casita la compré en Ikea, viene ya cortada, lista para montar y decorar y oigan, estos del Ikea piensan a lo grande porque esta super!

Cada vez que entramos en el comedor te invade un olor a jengibre espectacular.

Como no me atrevía a hacerla desde el principio pensé que lo mejor era comprar una ya hecha y probar y no nos quedó mal verdad? Si, tiene muchos fallos, pero no importa porque lo importante es pasarlo bien y pasar un rato agradable.


Como os decía el viernes por la tarde fuimos al Ikea a encargar unas cuantas cosas a los reyes magos y comernos un frankfurt porque cada vez que vamos es obligario comerse un hot dog ;) 

Pasamos por el super y compramos la casita, también vimos el árbol de Navidad pero pensé, Penny no te lies, prueba y el año que viene ya veremos.

El sábado por la mañana nos fuimos a la tienda de chuchis a comprar las gominolas, un rato divertido a más no poder eligiendo las chuchis que íbamos a ponerle a la casita y por la tarde preparamos la glasa real y me líe la manta a la cabeza.


La estructura la hice yo y no me costo mucho la verdad, eso sí, viene con una chimenea que no tuve narices a montar.....pero bueno, ahí se quedó abandonada la pobre :(

Después Topanga iba colocando todas las gominolas a su gusto, las grageas de colores, los ositos, las perlitas, etc...pusimos al pingüino, las setas y finalmente acabamos echando purpurina de color azul por el techo de la casita.


Podéis decorarla de mil formas y maneras distintas, la imaginación es vuestra y de los peques.

Yo os muestro como quedó la nuestra que para ser la primera no esta mal verdad?


Os animo a que la hagáis con vuestros hijos, sobrinos, nietos, amigos, pareja o con quien queráis pero hacerla porque es muy divertido y ahora que hace frío y no apetece salir es ideal para echar una tarde porque echaréis la tarde entera en ello :)


Además os quedará divina al lado del belén, en el árbol de Navidad o en algún rincón especial que le queráis dar.

El problema será cuando acabe la Navidad que hacemos con ella porque es tan bonita, tan linda que da pena quitarla pero bueno hasta ese día de momento la disfrutamos.

Feliz fin de semana!



3 comentarios:

MIRIAM dijo...

Que monada de casita!!,da penita romperla,es verdad!!
Besos,que tengas un buen finde

sandra/ josemaria dijo...

chulisima que pena comersela

Neus dijo...

por favor que monada.. quiero aprender a hacer esto y regalarlas para Navidad!! :)
me apunto la receta
un beesito