lunes, 13 de febrero de 2017

Cómo hacer Pipas de Girasol


En Octubre fui de viaje a Andorra con mis padres.

El camino es digno de observar en cualquier época del año, todas las estaciones son preciosas.


Y cumplí uno de mis sueños, hacerme una foto en un campo de girasoles.

Desde bien pequeñita he soñado en hacerme una foto, lo que nunca imagine fue que a mi lado estaría mi hija.


Dicen que los sueños hay que cumplirlos, no importa cuanto tiempo pase para que se cumplan lo importante es cumplirlos.

Gracias Papá y Mamá por hacer realidad mi sueño!!





Y claro si pasas por un campo de girasoles, tienes que llevarte uno no? Que conste que solo me llevé uno!! 

Aunque ya ha pasado tiempo y ahora no se encuentran girasoles, os dejo esta entrada por si queréis hacer pipas de girasol en su época.

Ingredientes:

-pipas de girasol
-agua
-sal

Tenemos que dejar secar el girasol por completo hasta que veáis que las pipas están secas y separadas y la flor ya no tiene un color verde sino marrón. 

Este proceso puede tardar entre 2 semanas o un mes, depende de vuestra zona, la humedad, etc..


Una vez estén secas las pipas las sacamos de la flor.



Retiramos todas las impurezas que puedan tener las pipas.


Las pasamos por agua y las lavamos.


Llenamos medio vaso de agua junto con 3-4 cucharadas de sal, mezcalmos y vertemos sobre las pipas.



Mezclamos bien.


Ponemos en una bandeja e introducimos en el horno a 180º hasta que veamos que están secas, el tiempo depende del tamaño de la pipa.


Veréis que se forma una especie de costra de sal, no pasa nada.


Dejamos enfriar y estarán listas para comer!


Ahora solo tenéis que pillar un peli, la manta y las pipas, a disfrutar!