viernes, 26 de septiembre de 2014

Membrillo al Horno



Es temporada de membrillos y este año nuestro árbol ha dado frutos muy buenos. Grandes y bien hermosos.

Esta es la primera receta que os dejo con ellos pero vendrán un par más.

He querido probar esta receta ya que me llamaba mucho la atención. Le he hecho mis modificaciones ya que no suelo seguir las recetas al pie de la letra, me gusta darles mi propio toque.

El olor que salía del horno embriagaba toda la casa incluso la escalera de mi edificio. Y no es que lo diga yo, sino que una vecina al día siguiente me dijo: Penny, que estabas haciendo que olia tan bien toda la escalera?? Me hizo gracia la verdad, porque no dudo ni un momento que era yo la que estaba cocinando.


El membrillo es un fruto bastante duro, hay que cocinarlo muy bien para poder comerlo pero el sabor es riquisimo. 

Para mi es una mezcla entre la manzana y la pera pero con una textura más rugosa.

Asados de esta forma quedan realmente estupendos. Si no os gustan los membrillos, os animo a que los probéis de esta manera. 

A mi personalmente no me gustan pero los probé y quedé sorprendida por su sabor y su textura. Animaros y me contáis.

Feliz fin de semana a todos y feliz comienzo de Otoño!!! Os lo he querido dar de la mejor forma que sé, cocinando, no me diréis que este no es todo un postre de otoño verdad?? Los colores son totalmente otoñales....bienvenido seas.


Ingredientes:

-4 membrillos grandes
-1 copita de coñac
-16 clavos
-1 rama de canela
-3 vainas de anís estrellado
-125gr azúcar moreno
-2 vasos de agua
-1 cucharadita de canela

Con un nanas lavamos los membrillos debajo del grifo y los frotamos bien para quitarles los pelitos que tienen y queden bien limpios.

Abrimos por la mitad, descorazonamos.

Ponemos en una fuente el agua, los membrillos y en el medio ponemos una cucharada de azúcar moreno en cada mitad hasta que terminemos con el mismo.

Clavamos dos clavos de olor en cada mitad.

Echamos un chorrito de coñac en el centro de cada membrillo hasta que lo terminemos.

Esparcimos la canela encima de los membrillos y por último ponemos la rama de canela y las vainas de anís estrellado.

Introducimos en el horno previamente precalentado a 180º durante 2 horas, si habéis leído bien, dos horas más o menos, iremos comprobando que este cocido con un palillo, si pinchamos y están blandos ya están listos, de lo contrario dejarlos hasta que lo estén.

Durante la cocción iremos echando almíbar de la cocción a los membrillos y si vemos que falta almíbar añadimos un poco más de agua.

Cuando los membrillos estén blandos, servimos y estarán listos para comer!


1 comentario:

Montse Alonso dijo...

Qué buena pinta tiene, así nunca lo probé.